Home

Charles Brewer - Center Bar

Charles Brewer

Material de apoyo:

 

 

 

 

Sobre la probable Masacre Yanomamö del 2012

Esta semana he visto con asombro, como el Ministro de la Defensa y otros representantes del alto gobierno venezolano escurren el bulto cada vez que son entrevistados sobre el tema de una “supuesta” masacre en las estribaciones de la Sierra Parima, en vez de empeñarse en una investigación que les permitiría adornarse con esta investigación. Pero la razón se me hace evidente: No tienen buena información y solo helicópteros venezolanos de la Guardia son los que pueden entrar y salir en esa región. Ni siquiera los brasileños. Y entonces ¿como pueden unos garimpeiros conseguir un helicóptero?. ¿para que lo necesitan si ellos viven en ese lugar?. Por otra parte, los que trabajan el Garimpo (la mina) viven al día. No son millonarios, son obreros muy simples que buscan una veta que los saque de su miseria y es lo lúdico lo que los mantiene viviendo en condiciones realmente miserables. A mi juicio, y no es el momento en defenderlos porque no es popular hacerlo, los garimpeiros no pueden arriesgarse a realizar una masacre sin una razón muy grande (que les hayan traicionado o matado a varios de sus miembros como pasó recientemente aquí en La Paragua) y menos aún, atentar contra sus socios indígenas tan necesarios para el trabajo en esa región aislada y quienes también se benefician ya que con esa relación logran adquirir herramientas muy apreciadas.

Es posible que la manifiesta falta de información se deba a que no se haya podido llegar hasta el lugar donde pudo haber ocurrido el hecho, pero como buen conocedor de la Guayana, y por largo, excepto por la experiencia local que pudiera tener alguien quien viva justo en la zona; yo puedo asegurarles que puedo encontrar al lugar de esa masacre en cuestión de horas, si contara con el apoyo de un helicoptero. Conozco bien la zona de la Sierra Parima, hablo la lengua Ye´kwana y entiendo algo de la lengua Shamatari. Además, durante años en expediciones por esa región (mas extensa que Suiza) logré hacer unos mapas para ubicar casi un centenar de Shaponos que tendríamos que estudiar. No son estos, los seis pueblitos donde hace un par de dias los burócratas y militares uniformados dijeron que habrían visitado, pero, “que le faltaron otros a los que habría que llegar a pie después de varios días de camino...” . Resultaba obvio que no sabían como manejarse en esa selva.

Si bien, los Yanomamö no pueden hablar sobre los muertos como informaron los “expedicionarios” encargados del caso, si que pueden transmitir mensajes sobre eventos como este y, si ese mensaje nos llegó: es porque es verdadero. Pero también ocurre, como leí en el periódico: que si los indígenas que trajeron el mensaje se encuentran incomunicados para ser “interrogados”; entonces ellos tratarán de salir a como dé lugar de ese infierno que es Puerto Cachucho (Ayacucho). Y que nadie se ofenda si pudiese ocurrir , que también pudieran “retractarse” de lo que hayan dicho si se les pagara apropiadamente con algo valioso como una escopeta y unos cartuchos; al igual como lo hacian los misioneros Salesianos (desenmascarados por Issam Madi) y el famoso antropólogo pederasta Jaques Lizot después de complacerse. Pues si, este antropólogo (prófugo de la justicia francesa por la misma maña) fue muy defendido en la década del noventa por el gremio local de antropólogos de izquierda (y algunos “raros”), quienes cerraron fila con el oportunista periodista Patrick Tierney y con los Salesianos que cobijaban a Lizot porque lo mantuvieron como su adalid. Esta irregularidad y porquería la denunciamos nosotros entonces mediante artículos de prensa y libros enteros que fueron escritos por Napoleon Chagnon, Issam Madi y Edgar Cherubini (“). Pero quienes entonces no sabíamos que nos estábamos enfrentando a una estructura bien ordenada y basada en el “Libro Verde” escrito por Kadaffi y en la que participaron los Misioneros y las autoridades locales, que trabajaban para instalar ese gobierno que ahora tenemos. Pero estas asociaciones para delinquir resulta un tema oscuro y muy feo que no quiero exponer de nuevo; y que ha quedado magistralmente expuesto a la luz pública en la reciente película “Secrets of the Tribe” dirigida por el famoso director Brasileño Jose Padilla (nota anexa) y cuya es una trama aún mas compleja que será conocida mejor gracias al extraordinario libro sobre los Yanomamö y lo que pasó mientras vivimos entre ellos, que será publicado este año por el emérito Profesor Chagnon, ahora considerado el mas importante antropólogo del mundo (a quien se le impidió traducir sus numerosos libros al castellano) y recientemente elevado a miembro de la Academia de Ciencias de EUA.

Sin embargo, aquí en Venezuela (mas no en Brasil) pareciera que nuestra memoria es corta, o que debido a una flojera mas tropical; la investigación parece que demostrará que aqui “no habrá pasado nada”, y hasta llamarán al Salesiano Monseñor Divason, a algún antropólogo oportunista y ambientalista, o un cineasta borracho para que asistan en la pesquisa....! (no me friegue). Y es por eso como sabemos que por esa vía no se vá a lograr resultado alguno. Y además, incidirá en la dirección de la expedición, que quizás ya una investigación preliminar permitió entender a los que la organizan, que estaría involucrado alguno de los que nos gobiernan. Por lo que seguramente los estrategas de la campaña electoral “permamentista” habrán pensado que no les resultaría nada conveniente que además de Amuay, se notaran otras costuras sueltas...! Así es que la investigación sobre este hecho tan extraño pero que seguramente es cierto, sería exitosa solo si la coordinara alguna institución donde no participen las autoridades que “por ahora” nos gobiernan. Quiero decir, que debería ser realizada por organizaciones no gubernamentales establecidas en el Brasil o en otros paises.

Incorporo como anexo a esta reflexión, un mapa de 2 metros de alta que muestra la distribución de los pueblos Yanomamö (Yanoama, Barafiri y Shamatari) que viven en la región. Aunque confieso que solo sirve como muestra de mi conocimiento (con muy poca definición), porque no quiero que este documento llegue a manos de quienes pudieran emplearlo criminalmente (religiosamente) y así tentarlos para que se dispongan a “reducir” a estos extraordinarios seres que viven protegidos por el conocimiento y los mitos que han heredado, pero que están amenazados por algunos de nuestros “civilizados”, quienes apoyados en las “verdaderas religiones” (desde 1492) están dispuestos hasta arriesgar honestamente sus vidas para rescatarlos, civilizarlos y reducirlos...!

Como pienso que este informe que aquí presento pudiera ser de interés, me permito difundir también el correo electrónico que le he dirigido al Investigador Claudio Maretti establecido en Brasil, aunque encabezado por esta introdución para que se comprenda mejor la complejidad de las variables que deben superar. Igualmente acompaño lo dicho por el mapa mencionado, un comentario internacional sobre la película “Secrets of the Tribe” . Una dramática otografía que hice cuando pudimos investigar el caso de la Masacre de Hashimo-teri que ocurrió en 1993 justo en la misma región donde afloran tres grandes intrusiones ígneas que generan el oro y otros minerales como el Niobio, la Columbita y el Tántalo (Coltan) que están en boga.

Charles Brewer-Carías

(“) Los libros que denuncian y explican lo que he señalado son:

  • Yanomamö, The Last Days of Eden por Napoleon Chagnon (1992)
  • Conspiracion al Sur del Orinoco por Issam Madi (1998)
  • El Genocidio de los Yanomamis por Edgar Cherubini Lecuna (2001)

Y también debo mencionar el libro del oportunista Tierney : Darkness in El Dorado, contrario a lo que nosotros conocimos y que fue apoyado convenientemente por los misioneros Salesianos y por antropólogos locales que apoyaban “el proceso revolucionario”, pero que nunca estuvieron en la zona, ni hablan lengua indígena alguna.

Video Secrets of the Tribe como referencia: